miércoles, 5 de octubre de 2011

Banshees, los lamentos de la muerte


Las banshees son espíritus femeninos que al aparecerse ante alguien anuncian, con sus gemidos, la muerte cercana de un pariente o ser querido. Pertenecen a la tradición irlandesa, escocesa y bretona.

Son consideradas hadas y mensajeras del otro mundo. Son lo que ha quedado de las deidades, espíritus de la naturaleza y ancestros venerados por los antiguos celtas antes de la introducción del Cristianismo.

El término Banshee proviene del irlandés "bean sidhe" o "bean sí", y, también, del gaélico escocés "bean sith". Significa "mujer de los túmulos feéricos" o "mujer de paz".

Las descripciones que hay de las banshees son muy diversos y diferentes aunque hay dos tipos que destacan en los diferentes relatos. Aunque casi todos los relatos coinciden en afirmar que uno de los rasgos físicos más característicos de las banshees son sus ojos, de un color rojo encendido, que se han vuelto así tras siglos de llorar a quienes amaron y por los que guardan duelo.

Aparece como una mujer a la que no se la distingue el rostro y va vestida con un sudario que la envuelve completamente el cuerpo. Suele aparecer agazapada entre los árboles mientras llora desconsolada y tan tristemente que parte el corazón oírla.

Otra de las apariencias más comunes es la de una anciana de rostro horrible y una larga y frondosa melena, llevando un vestido verde y cubierta con un manto gris. Aunque puede ser vista en el bosque, esta banshee prefiere acercarse a las ventanas de la casa para emitir sus lamentos.

Otras apariencias que toman es la de una viejecita menuda o una hermosa joven con una larga melena dorada y vestida de rojo. Algunos autores las describen como virgenes hermosas o volando por los aires.

Una banshe también puede aparecer en la distancia, como una figura solitaria paseando por las colinas que rodean la casa de la familia o sentada sobre un muro de piedra. En ocasiones, no es visible pero es clara su presencia al escuchar los penetrantes gemidos que emiten.

Borges describio a la banshee  como "es menos una forma que un gemido que da horror a las noches de Irlanda".

Aunque puede aparecer de muy diversas formas, por lo general, la visión de estos espíritus provocan terror, miedo o, al menos, inquietud.

El grito de la banshee es inconfundible, según cuentan, es a la vez el aullido de un lobo, los gritos desesperados de un niño abandonado y los gritos de un ganso salvaje. Los que afirman haberlo oído sostienen que este grito despertaría a cualquiera de un sueño muy profundo y que es perfectamente audible en mitad de una violenta tempestad.

A veces sólo emiten un lamento suave y musical que resulta hermoso y muy triste. Según algunas tradiciones, el canto funeral irlandés llamado "keen" o "caoine" está inspirado en estos lamentos.

Las banshees no suelen aparecerse a la persona que va a fallecer, siempre suele aparecerse a personas cercanas o, en ocasiones, a personas que ni siquiera conocen a la persona y que, solo después de enterarse de la muerte de esta, comprenden realmente el significado de la aparición.

En algunas ocasiones, las banshees susurran unas palabras misteriosas, incomprensibles para quienes las oyen, que no se suelen entender hasta después del fallecimiento.

En algunas leyendas se hace referencia a que, en ocasiones, varias banshees se reúnen para gemir al unísono. Cuando esto ocurre es anunción de una gran catástrofe o de la muerte de alguien muy importante.

Antiguamente, las banshees estaban ligas a las grandes familias celtas, todas las familias importantes que empezarán por "0'" o por "Mac" tenían su propia banshee. Pero con el paso del tiempo, estas familias se han ido uniendo a otras, mediante bodas o alianzas, por lo que hay banshees ligadas a familias con sangre celta con otros apellidos.

La fidelidad de la banshee no tiene límites. Cuando está unida a una familia la sigue allá donde vaya. Si la familia se muda o emigra la banshee va con ellos, anunciando y lamentando la muerte de alguno de sus miembros.

Aibhill es el nombre de la banshee más famosa y estaba unida a la familia real de los O'Brien. Según cuenta la leyenda, El rey Brian Boru supo que no sobreviviría cuando la noche anterior a la Batalla de Clontarf, en 1014, se le apareciera Aibhill, estaba lavando la ropa de los soldados, el rey observó que poco a poco el agua que utilizaba Aibhill para realizar su tarea se iba oscureciendo hasta volverse tan roja como la sangre. 

Existen muchas leyendas en las que aparecen estos espíritus y se dice que allá donde haya un irlandés o escocés que fallece hay una banshee que le llora.

Espero que os haya gustado.

Un beso a todos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

wow me encanta todo esto