jueves, 9 de abril de 2009

La Lanza del Destino

La Lanza del Destino es uno de los objetos sagrados más buscados y codiciados a lo largo de la Historia. Su leyenda está ligada a la de los supuestos poderes que otorga a quién la tiene en su poder, y que el destino parece haber querido poner en las manos de personajes como Constantino el Grande, Carlomagno o Hitler.

De acuerdo con la tradición, la Lanza del Destino o la Lanza Sagrada es llamada también Lanza de Longino o Lanza de Cristo. Estos nombres son los que recibe la lanza con la que un soldado romano, llamado Gaius Cassius Longinus, atravesó el cuerpo de Jesús cuando estaba en la cruz.

La Lanza es mencionada sólo en el Evangelio de Juan (19:33-34) y no aparece en ninguno de los evangelios sinópticos. En este texto se indica que los soldados romanos planearon romper las piernas de Jesús, una práctica conocida como crurifragium, que era un método doloroso de acelerar la muerte durante la crucifixión a los condenados. Momentos antes de que así lo hicieran, los soldados se dieron cuenta que Jesús ya había muerto y por eso decidieron que no tenía ningún sentido hacerlo. Para asegurarse uno de los soldados apuñala en el costado a Jesús con su lanza:

"Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua" (Juan, 19:33-34).

De esta forma se hace realidad la profecía que había augurado que ninguno de los huesos de Jesús serían rotos en su tortura y muerte. Y por esto mismo, la Iglesia Católica,años más tarde, hizo santo a Longinus declarándolo como un instrumento de Dios para que todo lo predicho se cumpliera. La tradición católica nos cuenta como el agua y la sangre que manaron del costado de Jesús curaron la ceguera casi total que padecía Longinos.

La Santa Lanza fue recogida y puesta a salvo por José de Arimatea junto a otros objetos personales de Jesús, llegando a manos de San Mauricio, comandante de la Legión de Tebas martirizado junto a sus seis mil hombres por Maximiliano. De aquí pasaría a las de Constantino, dándole la victoria en la batalla de Puente Milvio contra Magencio, en las afueras de Roma. Iniciándose de esta forma la leyenda de sus poderes y la fascinación que este objeto despertó en los grandes lideres militares desde entonces.

Pero la simbología de la Lanza es mucho más complicada que lo que puede parecer a simple vista, su significado no puede ser totalmente comprendido sin tener en cuenta la simbología del Santo Grial, ya que su forma fálica es complementaria al recipiente uterino griálico. De la misma forma que tanto el Grial como la Lanza tienen un origen "divino" previamente relacionado con Jesús: según la tradición, el Grial fue tallado de la esmeralda caída de la frente de Lucifer, y la Lanza fue forjada por el profeta Fileas, y pasó por las manos de varios antiguos patriarcas antes de realizar su tarea divina.

Actualmente hay censadas cuatro lanzas santas,tal y como explica Jesús Callejo, la más famosa de ellas es lógicamente la que se conserva en el Vaticano.“La segunda lanza está en París, adonde fue llevada por San Luis en el siglo XIII, cuando regresó de la última cruzada de Palestina. La tercera es la que se custodia en el museo del palacio Hofburg, en Viena (Austria), también llamada Casa del Tesoro, y es la que posee una genealogía más fascinante, porque fue la que encandiló a Constantino el Grande, a Carlomagno, a Federico Barbarroja y a Hitler. La cuarta lanza en litigio se conserva en Cracovia (Polonia), pero tan sólo es una copia de la vienesa que Otón III regaló a Boleslav el Bravo”.

La tercera, la que se conserva en Viena es la más antigua y la más interesante por su historia. Es considerada por mucho la verdadera Lanza del Destino y fue el objeto de persecución de muchos lideres desde Constantino el Grande a Hitler, su último poseedor. También se asocia a este objeto una curiosa maldición, que aquel que pierde la Lanza muere. En el caso de Hitler el mismo día que las tropas americanas lideradas por Patton recuperaron la reliquia, Hitler se suicidó en su refugio junto a su esposa.

En el próximo artículo conoceremos más detenidamente la historia de Hitler y su obsesión por la Lanza.

Un beso a todos